martes, 29 de enero de 2008

ALBA: Estrategia de unión con mecanismos prácticos


Miguel Lozano

Caracas, 26 ene (PL) Más allá de su importancia estratégica como alianza de cooperación de nuevo tipo, la sexta cumbre de la Alternativa Bolivariana para los pueblos de Nuestra América (ALBA) abre hoy las puertas a proyectos inmediatos de desarrollo.

Contrariamente a las características declarativas de otros encuentros presidenciales, la reunión del 24 al 26 de enero en Caracas, incluyó en su agenda el lanzamiento de programas concretos, desde ahora con financiamiento propio.

Básico en este enfoque es el Banco del ALBA, integrado por Bolivia, Cuba, Nicaragua y Venezuela que –como la misma organización- se aparta de los conceptos tradicionales de búsqueda de ganancias para apuntar a beneficios para las poblaciones.

El ministro venezolano de Finanzas, Rafael Isea, apuntó que entre las primeras acciones del banco estará definir las políticas internas para la aprobación de proyectos gran-nacionales, a partir de algunos ya planteados por el Consejo Ministerial del ALBA.

Como gran-nacional, los expertos del ALBA definen proyectos conjuntos de los países miembros que tienen como objetivo el beneficio de los pueblos y no la búsqueda de ganancias, contrario al principio de las empresas transnacionales.

En conversación con reporteros en la sede de la cumbre, el presidente del Banco Central de Cuba, Francisco Soberón, adelantó que el nuevo organismo financiero significará un apoyo para iniciativas que otras instituciones de ese tipo desecharían.

A diferencia de los bancos comerciales, que descartan solicitudes de préstamos por baja rentabilidad y nivel de evolución de préstamos, dijo, el nuevo mecanismo pensará en el impacto productivo, social y ecológico del financiamiento.

Para ello, contará con aportes de capital de cada uno de los países socios, aunque también podrá captar recursos de terceros, una alternativa perfectamente viable en relativamente plazo corto, en opinión de Soberón.

Una característica del banco es que no habrá un poder hegemónico, pues sus decisiones serán tomadas sobre la base de un voto para cada miembro y no como otras entidades financieras, que vinculan la cantidad del voto a los aportes de capital.

Sin embargo y pese a ser la creación del Banco del ALBA uno de los aspectos medulares de la sexta cumbre del grupo, el alcance de a iniciativa es mucho mayor, vista como proyecto hacia la Gran Nación Américana.

Cooperación y beneficios sociales en lugar de competencia y ganancia, otorgan al ALBA su carácter de nuevo tipo de agrupación, en la cual las declaraciones apuntan hacia objetivos estratégicos, sustentados en acciones concretas con perspectivas de resultados a corto y mediano plazo.

lma/Ml

PL-61